Monitorear zonas afectadas después de un incendio es clave para tomar mejores decisiones

 “Monitorear zonas afectadas por incendios permitirá recolectar información acerca de cómo responden las plantas después del fuego y así tomar mejores decisiones” comentó Rick Anderson del Servicio Forestal de los Estados Unidos de América durante su participación en el “Taller de intercambio de experiencias en la elaboración e implementación de Planes de Manejo del Fuego en Áreas Naturales Protegidas y Sitios de Interés”.


En entrevista para Pronatura Península de Yucatán A. C., el ecólogo expuso que algunas veces no es necesario reforestar inmediatamente el sitio afectado, pues plantas como el tasiste o palma de pantano (Acoelrraphe wrightii) están adaptadas al fuego. 



El tasiste es una palmera que alcanza hasta cuatro metros de altura. Fotos: Gabriel Mata.

“El tasiste y otras plantas requieren de mucha energía aun cuando se han quemado intensamente, por eso es importante observar el tipo de ceniza que prevalece en el suelo: la ceniza blanca señala que el fuego fue intenso dañando por completo a la planta, en cambio si la ceniza es negra, se incorporan nutrientes al suelo y la planta puede rebrotar con mayor facilidad” señaló.


Anderson apuntó que es de suma importancia estudiar la zona después de seis meses y 18 meses para analizar cambios que sean representativos.

La palma tasiste es utilizada por alrededor de 200 especies de insectos y otros animales que esparcen sus semillas haciéndola una planta muy valiosa para los ecosistemas, especialmente para los humedales.

Rick Anderson colabora como consultor para la elaboración de los Programas de Manejo del Fuego para las reservas de Los Petenes y Sian Ka’aan.

CNA / PPY

No hay comentarios:

Publicar un comentario