Programa de Conservación de Tortugas Marinas: una historia de vida

     Tortuga depredada en la playa. Foto: Archivo PPY.
Durante los años 70 y 80, las tortugas marinas eran cazadas de forma irracional a lo largo de todas las costas. Grandes cantidades de carne de tortuga marina y de concha de Carey eran introducidas al mercado nacional e internacional anualmente. Tan solo en décadas llevamos a las tortugas marinas a ponerlas en peligro de extinción.                                  



Las primeras medidas de protección se iniciaron a principio de los 70´s, y en 1990 se estableció por decreto la veda total de captura de tortugas marinas en el país. Ante este problema Pronatura inicia en 1987, la promoción de la protección de las tortugas a través de la Sra. Joann Andrews –nuestra Presidenta Fundadora-, en El Cuyo Yucatán e Isla Holbox en Quintana Roo, incorporando al campamento de Celestún en 1994.

La conservación y protección de las tortugas marinas y su hábitat ha sido un proyecto que Pronatura ha realizado por 22 años. Hemos pasado de actividades específicas a una serie de estrategias que integran un programa de trabajo más sólido de Conservación y Protección, el cual es ya parte de UNA HISTORIA DE VIDA institucional. 

        Monitoreo en las playas de Holbox, Quintana Roo. Foto: Archivo PPY
Los recorridos nocturnos y diurnos para asegurar la anidación de las tortugas marinas en la playa, ha sido la actividad más constante y continúa del proyecto. Así se inició la creación de uno de los acervos más importantes de datos de anidación de tortugas marinas en la Península, y muy probablemente en todo México.

En 1997 PPY logra estructurar ya un proyecto más sólido e integral que incluye los recorridos en la playa y otras actividades complementarias de investigación, educación y difusión. Finalmente se contaba con equipo adecuado, el cual permitió realizar recorridos de forma más efectiva, constante y cubriendo el 100% de la longitud de la playa de anidación.

Número total de nidos de tres especies de tortugas marinas (blanca, carey y caguama) registrados
del año 1990 a 2011 en las seis playas con campamentos tortugueros, 3 de ellos a cargo de PPY.

Liberación de crías de tortugas en las playas de la comunidad de El Cuyo, Yucatán.
Foto: Archivo PPY.
Si bien los problemas y riesgos que enfrenta la biodiversidad son conocidos, nadie puede dudar que rebasen por mucho los escasos recursos disponibles para atenderlos y evitarlos. La conservación y uso sustentable de los recursos naturales requiere de una inversión continua, de una visión de largo plazo, del trabajo coordinado y multidisciplinario.


Cría de tortuga carey en su primer viaje al mar. Foto de Archivo PPY.

No hay comentarios:

Publicar un comentario